fbpx

¿Cómo evitar que tus hijos tengan miedo al irse a dormir?

¿Cómo evitar que tus hijos tengan miedo al irse a dormir?

Uno de los grandes problemas que nos encontramos en el crecimiento de nuestros hijos es el momento de tomar la decisión de llevarlos a la que será su nueva habitación porque sienten miedo. Los niños van teniendo una serie de temores evolutivos que van cambiando a lo largo de los años. Sin embargo, uno de los temores más comunes en ellos es el de irse a dormir solos pero, ¿cómo podemos solventar este problema?

Desde SonnoMattress te vamos a aportar las claves que necesitas saber para que el momento de irse a dormir de tu hijo acabe siendo una aventura fácil y divertida. Lo más importante es que el niño se acostumbre a dormir solo porque esto es muy beneficioso para su desarrollo, pero se tiene que tener en cuenta el ritmo de su crecimiento y que estos cambios se produzcan de forma gradual.

El primer paso que se debe seguir es el de intentar hablar con nuestro hijo sobre las situaciones que le llevan a no querer irse a dormir solo. Deja que te cuente cuáles son sus miedos o sus inseguridades y trata de convencerlo de que esas situaciones por las que pasa, son imaginaciones y no pasarán en la realidad. Hazle sentirse seguro y protegido de que si siente miedo durante la noche vas a acudir a su llamada en todo momento.

La oscuridad es el principal motivo de miedo por el que tu hijo no va a querer irse a dormir solo, desde Sonno recomendamos poner una pequeña lámpara con una luz tenue o también ofrecerle escoger un peluche o un juguete para que por lo menos, hasta que llegue el momento de quedarse dormido no sienta tanto miedo.

Al iniciar este procedimiento, es recomendable acompañarlo hasta su cama, -recuerda que el fin es que se acueste y se levante allí-. Para conseguir el objetivo que nos hemos marcado, lo importante es establecer unas horas para irse a dormir y unas rutinas, como por ejemplo leer un cuento. Para ello, nos quedaremos con ellos leyendo un cuento y cuando se termine o establezcamos unas páginas para leer al día le daremos un beso de buenas noches y le recordaremos, que si necesita algo estaremos a su lado, haciéndole ver una vez más que está protegido por nosotros.

Todo este proceso es importante que se establezca a modo de rutina. Si nuestro hijo pide nuestra ayuda a lo largo de la noche, ante todo hay que ser firme y constante evitando que se venga nuestra cama a dormir y explicándole que no pasa nada porque se duerma solo.

Finalmente, otro de los puntos claves que no se suele tomar en cuenta, es el momento de despertar a nuestro hijo. Debemos hacerlo de una forma pausada, tranquila y cariñosa y darle la enhorabuena por haber conseguido dormir en su cama aunque durante la noche nos haya pedido ayuda, verás como al cabo del tiempo tu hijo se acostumbrará y no tendrá nada que temer.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


X