fbpx

Evita la depresión postvacacional

Evita la depresión postvacacional

La vuelta de las vacaciones siempre es dura. Volver a adaptarse a la rutina, los horarios, el trabajo o las clases y estrés diarios nos provoca una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos que pueden darse tanto en adultos como en niños. Sin embargo no se trata de una enfermedad, sino de un proceso adaptativo y pasajero que se irá diluyendo cuando volvamos a coger el ritmo de nuestra vida diaria.

Entre los síntomas del síndrome postvacacional podemos sentir alguno de los siguientes:

  • Bajo estado de ánimo
  • Decaimiento,tristeza
  • Apatía, irascibilidad
  • Ansiedad, estrés
  • Baja concentración y capacidad de atención
  • Falta de energía, fatiga, cansancio generalizado
  • Falta de sueño y de apetito
  • Dolores musculares
  • Sensación de hastío
  • Percepción de no ser capaz de adaptarse de nuevo al entorno laboral

Aunque el periodo de adaptación sea inevitable y todos, en mayor o menos medida, sufrimos con el fin de las vacaciones, hay ciertas claves que nos ayudarán a que el shock sea más leve y nos acostumbremos antes a la vida diaria.

  1. Programa tu regreso con tiempo

Aunque queramos aprovechar nuestras vacaciones al máximo, es un error llegar el día antes de la vuelta al trabajo. Nuestra mente necesita un poco de tiempo para adaptarse y centrarse de nuevo, asique date un par de días para organizarte y mentalizarte antes de volver a la rutina.

Además, si tienes la posibilidad de incorpórate un jueves o viernes, tendrás un comienzo más gradual y con el fin de semana a la vuelta de la esquina para recargar energías.

  • Empieza con calma

Es normal que a la vuelta de vacaciones encontremos bastante trabajo acumulado y con retraso, pero no intentes hacerlo todo el primer día, prioriza y tómatelo con calma. De nada sirve recuperar el estrés anterior a las vacaciones, y más aún cuando nuestra mente está aún en otro sitio. Comienza poco a poco, a ser posible, por aquellas tareas menos exigentes o más placenteras.

Es importante también respetar el horario laboral, sin quedarte más tiempo o llevarte el trabajo a casa, ya que no va a ser productivo y aumentará el estrés y la sensación de desánimo.

  • Aprovecha el buen tiempo

Debemos aprovechar el tiempo libre para nosotros mismos, realizando actividades que nos gustan sobre todo aquellas al aire libre con familia o amigos para liberar la mente. El deporte es especialmente recomendable ya que libera endorfinas, las hormonas que proporcionan sensación de bienestar y optimismo.

  • Recupera los hábitos de sueño

Es normal que durante las vacaciones alteremos las horas de sueño, pero es tiempo de volver a las 7 u 8 horas de descanso en un horario normalizado. Aunque no sientas sueño, vete a la cama a la hora habitual e intenta relajarte, meditando o con un buen libro para recuperar gradualmente la hora de acostarte. En cuanto a la hora de levantarse, cuidado con apagar la alarma y dar media vuelta, para muchos es la parte más dura de la vuelta a la oficina.

  • Se positivo

Evita los pensamientos negativos y mantén una actitud positiva. Céntrate en las cosas positivas de tu vuelta a la rutina: reencuentro con los compañeros de trabajo, la familia y las amistades.

Establece nuevos objetivos e intenta cumplirlos. Los hábitos se crean tras 20 días de repetición y establecer nuevas costumbres es más fácil ahora que nos estamos adaptando a la rutina. Aprovecha la ocasión para llevar una vida más saludable y empezar a hacer deporte o emprender una nueva afición.

La vuelta al trabajo puede ser dura pero pronto volvemos a coger el ritmo de nuestra vida con renovadas energías. Intenta tomarlo con calma y planea las vacaciones del año que viene.

Share this post

Comment (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Translate »
X
×

Contacta con nosotros

Email: info@sonnoshop.com

× ¿En qué puedo ayudarte?