fbpx

8 beneficios de tener una buena salud del sueño

8 beneficios de tener una buena salud del sueño

Lo primero que debemos concretar es “que es una buena salud del sueño” y en esto hay multitud de opiniones y diversos estudios con conclusiones muy diferentes.

Por lo general la idea más extendida y aceptada es que un adulto debe dormir unas 8 horas diarias, concretamente, la Organización Mundial de la Salud, recomienda dormir ente 7 y 8 horas diarias, pero las necesidades de sueño dependen en gran medida de la edad y etapa de la vida en que nos encontremos. La National Sleep Foundation, organización estadounidense del estudio del sueño, ha creado un cuadro explicativo de las horas de sueño recomendadas y aceptables repartidas por rangos de edad.

Además de la edad existen otros factores, tanto internos como externos, que pueden determinar cuántas horas de descanso necesitamos, como la genética, la actividad realizada o el estado de salud. El sueño esta regulado por el ritmo circadiano que determina el momento y la duración del sueño y determinados componentes genéticos pueden afectarlo, diferenciando entre perfiles “búho” o “alondra” o entre perdonas que necesitan ciclos cortos de sueño o más largos (como señala la investigadora de la Universidad de South Australia Gemma Paech en un artículo de The Conversation).

Entre los factores externos que más relevancia tienen, encontramos el “historial de sueño”. Las carencias de sueño o las noches en vela pasadas, afectan a la necesidad de sueño y los ritmos de sueño diarios. La salud, el ejercicio o el estrés son factores que van a aumentar nuestra necesidad de sueño, por lo que en épocas de mayor actividad o estrés, deberíamos descansar durante un tiempo mayor.

1.    Mejora la memoria y el aprendizaje e incrementa la creatividad

Durante la fase de sueño REM, nuestro cerebro transforma la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo, por lo que durante el sueño procesamos, categorizamos y almacenamos la información obtenida durante la vigilia. Este proceso hace también que produzcamos ideas nuevas y más creativas, según una investigación desarrollada por la Universidad de Notre Dame en EE UU, al reorganizar y procesar la información.

2.    En pareja, alivia el estrés

De acuerdo con  un estudio realizado por la Universidad de Pittsburgh, dormir en pareja puede disminuir los niveles de cortisol debido a la sensación de seguridad que experimentamos durmiendo acompañados. El cortisol es una hormona que nuestro cuerpo libera como respuesta al estrés y que tiene gran efecto sobre el ritmo circadiano, aumentando los niveles de cortisol en momentos de vigilia y disminuyendo al dormir.

También produce un aumento de oxitocina, una hormona que regula el sistema nervioso central, modulando nuestro el comportamiento social, los patrones sexuales o la conducta parental. La liberación de esta hormona nos ayudará a relajarnos y aliviar el estrés.

3.    Nos hace más atractivos

Según un  estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) publicado en la British Medical Journal, una noche de sueño reparador es el más potente tratamiento de belleza. Según su estudio, cuando se priva de sueño a una persona, las percepciones de salud y el atractivo disminuyeron en promedio en un 6% y 4% y el cansancio aumentó en un 19%.

4.    Favorece la ética

La falta de sueño puede ser consecuencia de cuadros psiquiátricos como la depresión o la ansiedad, con efectos tanto físicos como psicológicos. Un descanso escaso perjudica el funcionamiento del cortex prefrontal, el área encargada de controlar las emociones y ayudar a los inhibidores de comportamiento, por lo que conductas poco éticas como el engaño o los robos pueden ser consecuencia de falta de descanso.

5.    Ayuda a controlar el peso.

En este caso tanto la falta de sueño como el exceso, tienen efectos negativos sobre nuestro Índice de Masa Corporal (IMC). Un sueño excesivo puede incrementar el IMC en 0.2 puntos, pero la falta de sueño es más perjudicial, aumentando el IMC en hasta 1.4 puntos, según comprobó Nathaniel Watson, del Instituto del Sueño de la Universidad de Washington (EE UU). El déficit de sueño puede reducir la producción de leptina, una hormona que inhibe el apetito, disminuyendo la sensación de saciedad y que el estómago libere más grelina, la hormona del apetito, provocando más sensación de hambre.

6.    Previene enfermedades

La falta de sueño puede llegar a aumentar el riego de padecer dolencias cardiovasculares, tiene efectos sobre determinados tipos de cáncer, diabetes tipo 2 e infecciones, como asegura el profesor Simon Archer  a la BBC.

El European Heart Journal afirma que los insomnes tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca que aquellos que no tienen problemas de sueño, y la American Cancer Society hombres menores de 65 años que duermen solo de tres a cinco horas por la noche tienen un 55% más de probabilidades de desarrollar cáncer de próstata que los que dormían el mínimo recomendado de siete horas.

7.    Durante el crecimiento

Durante el sueño, especialmente en 50 y 60 minutos después de iniciarse el sueño, es cuando el cuerpo del niño segrega la somatotropina, u hormona del sueño, que actua sobre los tejidos del cuerpo, influyendo en el desarrollo de las células y modulando el metabolismo de proteínas.

Aquellos nuños que sufren de sueño intranquilo, despertándose en múltiples ocasiones, tienen una desventaja en la secreción de esta hormona respecto a los que duermes toda la noche de un tirón, pidiendo sufrir retrasos en el crecimiento.

Un estudio, realizado por la profesora de antropología de la Emory University Michelle Lampl confirmó esta creencia popular, mostrando que el 43% de los bebes estudiados experimentaba un pequeño estirón cuando dormían una siesta adicional y un 20% crecía más cuando dormía una hora más de los habitual.

8.    La siesta perfecta

Tampoco en este punto se ponen de acuerdo los expertos, hay quien dice que con 15 minutos es suficiente para una recuperación a mitad del día y renovar la energía física y mental como apunta el  Dr. Alex Ferré, experto en los trastornos del sueño. Sim embargo, investigadores estadounidenses en un estudio publicado en la revista International Journal of Behavioral Medicine apuntan que una siesta de 45 minutos puede tener beneficios cardiovasculares, reduciendo problemas de hipertensión.

En lo que sí parecen estar de acuerdo es en la recomendación de conceder a nuestro cuerpo un pequeño descanso a mitad del día para enfrentar el resto de la jornada con las pilas recargadas, ayudando a la asimilación y organización de lo aprendido.

El consejo fundamental para tener un sueño reparador es escuchar a nuestro cuerpo, dormir si estamos cansado y no intentar forzar el sueño cuando estamos completamente en vigilia; dormir hasta que nos levantemos descansado, adaptando la hora de acostarnos y levantarnos hasta conseguirlo. Crear un buen ambiente de descanso en el dormitorio, con la luz adecuada y una cama cómoda que ayude a nuestro cuerpo a recuperarse durante la noche.

Si a pesar de cumplir estas indicaciones te levantas cansado, quizá sea conveniente pensar en un cambio de colchón, puedes revisar nuestras ofertas de colchones nuevos para un sueño reparador.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Translate »
X
×

Contacta con nosotros

Email: info@sonnoshop.com

× ¿En qué puedo ayudarte?